La reconstrucción del tamaño poblacional de los pingüinos de Adelia

Los pingüinos de Adelia ( Pygoscelis adeliae ) se distribuyen por todo el litoral de la Antártida. Se calcula que actualmente habría unas 251 colonias de cría, con un total de 3,8 millones de parejas reproductivas. Hace 20 años, esta cifra era de sólo la mitad. Este fuerte aumento de la población no ha sido uniforme. En la Península Antarctica hay hoy menos población que hace veinte años, de modo que todo el crecimiento se explica por las colonias de la Antártida Oriental, que ahora ya suponen el 30% de la población total de esta especie. Los ecólogos atribuyen esta expansión al calentamiento que registra la Antártida, y lo hacen en base a modelos que describen como el tamaño de las colonias responde a cambios en la cubierta marina de hielo. Para hacerse una idea de cómo se relaciona el tamaño poblacional de los pingüinos de Adelia con la evolución del clima, Jane Younger, Louise Emmerson, Colin Southwell, Patrick Lelliot y Karen Miller analizaron datos del ADN mitocondrial de colonias actuales . Estableciendo las relaciones de parentesco entre las colonias del presente, se puede estimar el tamaño poblacional del pasado. Los resultados de su investigación aparecen en un artículo en el último número de BMC Evolutionary Biology.

pinguinos de Adelia

22.000 años de historia de los pingüinos de Adelia

Con los datos de ADN mitocondrial les es posible a Younger et al. reconstruir el tamaño poblacionales de los pingüinos de Adelia de la Antártida Oriental durante los últimos 22.000 años. Ciertamente, entonces la población era muy reducida. Hace 14.000 años, por ejemplo, debían de haber poco más de 8000 parejas reproductivas. Si comparamos las secuencias de ADN mitocondrial de los pingüinos de Adelia de la Antártida Oriental, de la Península Antarctica y del Arco de Scotia, todo indica que comparten un ancestro común más reciente de 29.000 años de antigüedad, procedente de un solo refugio glacial. No quiere decir esto que no fuera más que un solo refugio en aquel período glacial, pero sí tan sólo los pingüinos de aquel refugio han dejado descendencia actualmente presente.

Al entrar en el actual periodo interglacial, las condiciones se hicieron paulatinamente más favorables para los pingüinos de Adelia. Cada vez crecía más las zonas libres de hielo durante el verano (octubre-febrero), allí donde podían construir sus nidos de piedra y tener cría. Cada pareja incuba normalmente dos huevos, durante 32-34 días (los dos progenitores se alternan en períodos de 12 días); las crías, después de la eclosión, no abandonan el nido más que 22 días después, y no es hasta que tienen 50 a 60 días que ya pueden saltar al mar.

La Antártida Oriental (o Antártida Continental) es la zona donde menos se deja notar el periodo interglacial iniciado hace unos 10.000 años. Con todo, la reconstrucción de Younger et al. muestra cómo, a lo largo de los milenios, ha sido la desglaciación parcial de algunas localidades costeras durante los meses estivales la que ha promovido la expansión (x153 en 14.000 años) de los pingüinos de Adelia.

En cambio, si se analiza la expansión actual de la población de pingüinos de Adelia, parece que el motor no es tan la desglaciación como la disminución del hielo oceánico, que aumenta los recursos tróficos para la especie. Younger et al. remarcan, pues, que los motores ambientales de las tendencias poblacionales se escalas de milenios y siglos pueden no coincidir con los responsables de los cambios a nivel de años o décadas.

Deja una repuesta